La aportación del entrenador ayudante al plan de partido

El entrenador ayudante es una figura frecuentemente desconocida por el gran público pero muy importante dentro de cualquier staff técnico. Los buenos equipos, con buenos entrenadores, siempre tienen buenos ayudantes, ya que los líderes del grupo saben perfectamente que necesitan rodearse de lo mejor para que aporten a su liderazgo y al funcionamiento del equipo.

De entrenadores ayudantes hay muchos, cada uno de ellos definidos por su personalidad y por la relación que mantienen especialmente con el primer entrenador. Además, hay muchas motivaciones y objetivos dentro de la tarea de entrenador ayudante: la de formarse, la de ayudar al grupo, la de sumar al entrenador jefe, la de ser primer entrenador algún día, la de trabajar dentro de un equipo de baloncesto…

angel-sanchez-canete.jpg

El objetivo principal de cualquier entrenador ayudante es aportar información y dar la opinión personal para ayudar a las decisiones que tome el primer entrenador. Punto y final.

¿Qué características debe tener el entrenador ayudante? Enumeramos aquí algunas de primordiales para la calidad y la profesionalidad de este. Primero, tener ilusión para la tarea de entrenador ayudante: estar motivado por el baloncesto dentro de su tarea. Esta ilusión es fundamental: si no existe es mejor ceder la posición a otra persona.

Respecto al entrenador, es imprescindible que sea fiel al entrenador principal y el club al que pertenece. Debe tener buena capacidad de comunicación hacia el entrenador principal. Además, tiene que ser objetivo en las opiniones, es decir, no dar la razón en todo pero tampoco buscar un enfrentamiento en todo. Es importante que sepa captar y saber equilibrar el estado anímico del entrenador tanto hacia el equipo como por el mismo entrenador: ser el hombre de confianza.

chusmateo

Respecto al trabajo debe tener la capacidad de asumir carga de trabajo y que esta no sea reconocida por el entorno ya que frecuentemente mucho del trabajo que hace el cuerpo técnico no es visible por el equipo de jugadores ni mucho menos por los aficionados y a veces ni por el propio club. El ayudante debe ser capaz de separar tareas y elementos de análisis, además de asumir responsabilidades especialmente en el entrenamiento.

Respecto a su carácter, es mejor si es sociable dentro del grupo de jugadores. Además, debe ser una persona empática, por tanto, capaz de entender y ponerse en el lugar del primer entrenador, del grupo de jugadores y de los miembros que forman el club. Debe ser una persona discreta y no tener afán de protagonismo, ya que no lo conseguirá más allá del propio staff.

En la preparación del plan de partido, la colaboración y el trabajo de los diferentes miembros del equipo técnico es clave. El entrenador ayudante tiene un papel fundamental. Debe estudiar el estilo de juego y las fortalezas de ataque del equipo rival. En este caso, estudiar las estadísticas ofensivas del equipo y aspectos de ataque en los que destacan. Debe entender que incidencia tiene del juego rápido y en qué concepto saca la ventaja el rival (perímetro, poste, bloqueo directo o indirecto). Deben prever qué jugadores anotan y como anotan. Además, deben trabajar sobre cuáles son los movimientos de ataque más habituales.

En defensa, es importante saber qué tipo de defensa realiza  el rival y cuáles son sus debilidades. Es importante analizar las estadísticas defensivas del equipo y aspectos en los que destacan. Cabe analizar qué tipo es la defensa habitual en el perímetro, poste y para los bloqueos directos e indirectos. Además, es importante saber si realizan defensas especiales como zonas y presiones o cambios defensivos. En definitiva, es importante saber qué aspectos o jugadores son los más vulnerables en defensa.

El plan de partido se fija con suficiente antelación para ir trabajando durante la semana para llevarlo a cabo. Es importante que no sea muy extenso pero que esté bien fundamentado. Es decir, pocos ajustes pero bien sólidos. El plan de partido tampoco puede ser un ente fijo e inamovible sino que se va ajustando especialmente durante la semana pero hasta el mismo día del partido o incluso durante el partido se puede ir ajustando. Durante la semana, por la interpretación del trabajo de los jugadores, el cuerpo técnico va ajustando la planificación de partido para ser lo más eficiente posible y que el equipo tenga un rendimiento máximo. Por ejemplo, si habíamos propuesto un tipo de defensa de indirectos para negar el bloqueo y luego percibimos al equipo incapaz de sacarle rendimiento. En este caso es mejor abandonar la propuesta y no ajustar las normal generales del equipo sino que continuar con ellas para el partido.

En caso de bajas de alguno de los jugadores en ambos equipos también se ajustan los planes de partido, especialmente los emparejamientos. Seguramente algún jugador se tendrá que desajustar de posición para cubrir la baja del primero. Es bueno no cambiar el plan de partido si sucede una desgracia como estas a última hora, ya que los jugadores deben creer que el plan de partido es el correcto independientemente de quien juegue.

Durante el encuentro, el entrenador ayudante debe dar soporte a la dirección de partido que realiza el primer entrenador. Debe estar pensando constantemente como ajustar el plan de partido y qué decisiones deben tomar para llevar el encuentro a momentos favorables. Para realizar esto es importante analizar el propio juego y leer el equipo rival en aquellos aspectos que el entrenador principal te encomienda. Además, debe percibir los movimientos del equipo rival en banqueta por si tienen que ajustar acciones en función de los jugadores rivales. Todo esto para proponer cambios en la estrategia del equipo o cambios de los jugadores. Además de esto, debe dominar el banquillo, especialmente su estado de ánimo y hablar con algún jugador cambiado y dejarlo preparado para volver a entrar.

samaniego

Hay muchos momentos para aportar información al primer entrenador pero los mejores son durante el juego, especialmente en momentos de balón parado, antes de entrar en un tiempo muerto o bien, al final de los cuarto y al descanso. Es importante, que el entrenador ayudante tenga una posición con mayor capacidad reflexiva y objetiva de la situación que se ha producido. Esta aportación debe ser lo más sólida y concreta posible, extrayendo al máximo los componentes banales. Este no debe esperar respuestas siempre ni que la decisión sea en consonancia a opinión. Cuando al final, el principal tome una decisión, se debe demostrar máximo de confianza en la decisión final del entrenador. Al mismo tiempo que se expresa una opinión, el entrenador ayudante debe ayudar a la predisposición mental del primer entrenador para tomar esta decisión.

En definitiva, el plan de partido debe ejecutarse de manera convincente en un principio ya que los jugadores deben creer que están bien preparados para afrontarse al partido, pero también deben confiar que este plan está constantemente ajustándose durante el partido para optimizar el rendimiento del equipo. El entrenador ayudante es una pieza clave para llevar a cabo el plan de partido y en todo momento, con su aportación o, a veces con su silencio, para sumar a las decisiones del entrenador en los ajustes del plan de partido.

2 thoughts on “La aportación del entrenador ayudante al plan de partido

  1. Retroenllaç: La aportación del entrenador ayudante al plan de partido | Coach Javi García

  2. He descubierto tu blog a través de este artículo y ojala hubiese más como él.

    Ánimo y no lo abandones

    Jaime Martínez
    Entrenador de cantera y apasionado

    M'agrada

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s